Compartir:

NEIKER-Tecnalia promueve la viticultura sostenible del viñedo atlántico mediante la reducción de fitosanitarios

El proyecto Gesviña se desarrollará en Euskadi en una parcela de txakoli

Los resultados serán extrapolables a las tres Denominaciones de Origen: Arabako Txakolina, Bizkaiko Txakolina y Getariako Txakolina

GesviñaEl proyecto Gesviña, en el que participa NEIKER-Tecnalia, tiene como objetivo promover una viticultura sostenible del viñedo atlántico mediante la reducción de fitosanitarios, la formación del sector en calibración de equipos de aplicación y la utilización de cubiertas vegetales para contrarrestar la erosión, y mejorar la actividad biológica y fertilidad del suelo, disminuyendo o eliminando los herbicidas.

Gesviña se desarrollará en Euskadi en una parcela de txakoli y sus resultados serán extrapolables a las tres Denominaciones de Origen: Arabako Txakolina, Bizkaiko Txakolina y Getariako Txakolina, ya que las condiciones agroclimáticas son semejantes, al igual que los problemas con el viñedo.

Entre los resultados esperados destaca la detección de los productos alternativos a los fitosanitarios de síntesis química para el control de las enfermedades  y la aplicación de los mismos por parte de un elevado número de viticultores, así como el incremento de viticultores que calibren correctamente los equipos. Se espera, asimismo, evaluar cubiertas vegetales adecuadas a nuestras condiciones climáticas. Finalmente, se redactará un manual de buenas prácticas para el viñedo atlántico y los resultados se difundirán entre los agentes del sector.

Problemas comunes en los viñedos atlánticos

Los viñedos atlánticos comparten problemáticas como el minifundismo, una elevada pluviometría y temperaturas suaves, que inciden en la necesidad de aumentar los tratamientos fitosanitarios, en especial de fungicidas; una orografía accidentada que favorece la erosión; una excesiva dependencia del uso de cobre, especialmente en los modelos ecológicos, con problemas de limitación de uso y de contaminación del suelo; y viticultores de una edad media alta, con mayor dificultad para la aplicación de nuevas técnicas de control sostenibles. Además, las condiciones de las explotaciones vitícolas atlánticas hacen más difícil la adopción de los cambios requeridos por una legislación cada vez más restrictiva en el uso de productos fitosanitarios.

En los últimos tiempos, la situación está cambiando, debido a que cada vez son más los jóvenes que se incorporan a la viticultura y enfocan el cultivo con criterios de sostenibilidad. La demanda de vinos ecológicos es creciente y las progresivas restricciones en el uso de productos fitosanitarios de síntesis están enfocando las investigaciones hacia productos alternativos, más respetuosos con el medio ambiente, y hacia nuevas técnicas de cultivo, como las cubiertas vegetales, que protegen al suelo de la degradación y actúan como sumidero de carbono. Por estas razones es necesario concienciar plenamente al sector sobre el cambio en sus prácticas vitícolas con vistas a un cultivo más sostenible.

El proyecto Gesviña orienta sus resultados a bodegas y viticultores; Consejos Reguladores de Denominación de Origen; Agricultores, empresas de explotación y transformación; y administraciones públicas relacionadas con la agricultura, medio ambiente y desarrollo rural.

Grupo supraautonómico

El grupo supraautonómico Gesviña orientado a poner en práctica una gestión sostenible del viñedo atlántico abarca las regiones de Galicia, Asturias y País Vasco. Está coordinado por la empresa Sociedad Cooperativa Vitivinícola Arousana (Bodega Paco&Lola) y en él participan, además de NEIKER-Tecnalia, el Instituto Gallego de Calidad Alimentaria (INGACAL), el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (SERIDA), la Asociación Vino de Calidad de Cangas (Denominación de Origen Cangas) y la Fundación Empresa-Universidad Gallega (FEUGA).