Compartir:

Entrevista: Verónica Arrieta Picó, Directora IES Escuela Agraria Derio

Verónica Arrieta Picó1.-Desde el curso 1985-86 que se crea el centro, han pasado por diversas etapas hasta convertirse en un centro de formación referente. ¿Qué oferta en la actualidad la Escuela?

El IES Escuela Agraria Derio es un centro de Formación Profesional público, con una amplia historia que lo ha ido convirtiendo en un centro de referencia dentro del ámbito de la enseñanza agro-forestal.

Se fundó en el curso 1985-1986 en el momento en que se comenzaban con las transferencias autonómicas y siendo conscientes desde el Departamento de Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco de que en Bizkaia no existía ningún centro de formación agraria se apostó por su creación. Desde entonces, y durante estos 32 años de vida, la Escuela ha ido ofertando e impartiendo las diferentes titulaciones de formación profesional agraria según las diferentes Leyes de Educación del momento. Durante este largo periodo de tiempo también ha sufrido diferentes cambios de titularidad. Empezó como un centro dentro del Departamento de Agricultura y Pesca. Posteriormente pasó a formar parte en primer lugar, de la Empresa Pública Mendikoi y posteriormente Itsasmendikoi, dependientes del Departamento de Agricultura. En la actualidad es un centro público dependiente del Departamento de Educación del Gobierno Vasco.

La oferta de formación inicial actual del centro es de 4 titulaciones: 2 de grado medio y 2 de grado superior. Dentro de las de grado medio está la de “Técnico en producción agroecológica” y “Técnico en jardinería y floristería”. Las dos titulaciones de grado superior son “Técnico superior en gestión forestal y del medio natural” y “Técnico superior en paisajismo y medio rural”.

Por lo que respecta a la formación no reglada, que actualmente se llama formación para el empleo, la Escuela tiene en su haber multitud de acciones formativas en diferentes subsectores del sector primario y con duraciones y niveles formativos muy diversos, que van desde cursos de muy corta duración y hasta por encima de 400 horas así como desde niveles básicos hasta cursos altamente cualificados.

En la actualidad también trabaja de manera estrecha con Lanbide en la impartición de certificados de profesionalidad así como de acciones formativas dirigidas a trabajadores (acciones de reciclaje).

2.- Vivimos en una época en la que parece que imperan las tecnologías, la investigación, etc. ¿Cómo afrontan esta circunstancia?

Las tecnologías, la investigación, la innovación etc. no sólo no son ajenas a la formación en el sector primario sino que yo las definiría como el motor propulsor de nuestra formación. En cualquier sector económico, además de la formación que consideramos básica, las nuevas tecnologías, la investigación, etc. se quedarían con un valor escaso si no son trasladadas al mundo de la formación. La última razón de ser de todos estos avances es su utilización para un bien de nuestra sociedad y para que esto ocurra es imprescindible que existan personas formadas con estos avances.

Durante mucho tiempo se ha pensado que en el mundo agrario y en general en el sector primario el interés de nuevas tecnologías, de necesidades de innovación, de investigación, etc. no era tan decisivo para su desarrollo y que, a diferencia de en otras disciplinas, el conocimiento que se transmitía de generación en generación era suficiente. Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, esta idea cada vez es más escasa en nuestro sector en particular y en la propia sociedad en general, de manera que tanto la propia formación como la introducción de tecnologías, la investigación, etc. están cobrando el valor que merecen y ocupando el lugar que deben.

Para ello es indispensable que, los que formamos parte de la escuela, estemos en continúa revisión y puesta al día de las novedades tanto técnicas como metodológicas que inciden en la formación que impartimos.

3.- ¿Qué presencia tiene la mujer en este tipo de estudios? ¿les resulta fácil incorporarse al mercado laboral?

En general, la presencia de la mujer en la formación profesional agraria es baja. Con los datos de los últimos 5 años estamos en el intervalo de 14 a 19%. Dentro de esa escasez, en general donde mayor presencia hay es en el ciclo de grado medio de “Producción agroecológica” seguido de en el ciclo de grado superior de “Paisajismo y medio rural”. En el ciclo de grado superior de “Gestión forestal y medio natural”, la presencia de la mujer es bajísima, casi testimonial en algunas promociones. Por ejemplo, este curso académico, tenemos 180 alumnos de formación inicial, de ellos, sólo 25 (el 14%) son mujeres, y de las 47 personas matriculadas en “Gestión forestal y medio natural” sólo hay 1 mujer (2,3%).

Con respecto a la incorporación al mercado laboral, en la Escuela gestionamos una bolsa de trabajo para nuestro alumnado, de manera que las empresas o productores que necesitan contratar a alguien en numerosas ocasiones se dirigen a nuestro centro en busca de candidatos. A pesar de que, como la presencia de mujeres es muy escasa, el número de candidatas es muy bajo, en numerosas ocasiones se detecta cierta tendencia reacia a contratar a mujeres, excepto en trabajos del área de Educación ambiental o floristerías.

En las administraciones es donde juegan con algo más de igualdad. Sin embargo, no se crean muchas plazas propiamente en las administraciones, (por ejemplo, personal de ayuntamientos técnico en jardinería) ya que cada vez estos servicios están más externalizados, con lo cual se dificulta la igualdad.  De hecho, en algunos ayuntamientos para mitigar este problema, en sus pliegos de condiciones de contratación aparece la obligación de incluir mujeres.

Nuestro objetivo es dar cabida a todas las mujeres que quieran formarse en este sector en particular y potenciar, en la medida de nuestras posibilidades, su incorporación en el mercado laboral.

4.-Están ubicados en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia. ¿Qué les aporta este entorno?

El Parque y nosotros, la Escuela, tenemos aproximadamente la misma edad. En los primeros años, como el Parque se inició en Zamudio, la interferencia con la Escuela fue escasa. A medida que el Parque iba creciendo y hasta la actualidad el entorno ha variado para nosotros considerablemente, sintiéndonos en la actualidad como parte de él.

Empezando por lo más obvio, el Parque nos ha facilitado una infraestructura en torno a las comunicaciones mucho más ágil y una cercanía con la población en general mucho mayor.

Sin restar belleza a la propia Escuela, el Parque también, debido a su esmero con el entorno verde, ha contribuido y dado un valor añadido a parte de nuestra actividad formativa que trata de gestionar los espacios verdes y la jardinería.

Hemos tenido y tenemos diversas actividades tanto con la empresa que gestiona la jardinería del parque (Lurgintza) como con las propias instalaciones del parque. Así, hay alumnos contratados en Lurgintza y también han realizado el módulo de Formación en centros de Trabajo con ellos. También hemos colaborado en nuestras sesiones prácticas en trabajos como poda en altura.

En el parque y en colaboración con la agencia Ura estamos trabajando con nuestro alumnado en la recuperación de la ribera del río Danoz del Parque.

Por último, y gracias a la gran sensibilidad del Parque por el entorno verde que incluso le llevó a editar una guía de árboles, realizamos reconocimiento botánico de especies, especialmente árboles y arbustos ornamentales.

El Parque por tanto en su conjunto refuerza nuestra idea de mejora del entorno en un ambiente tecnológico.