Compartir:

Entrevista: Hugo Cuesta, Director de Ventas TRAFAG

Trafag España cuenta con una importante delegación en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia. La empresa es líder mundial como proveedor de sensores y monitores de alta calidad para medición de presión, temperatura y densidad de gas. Además de una amplia gama de productos estandarizados, Trafag también desarrolla soluciones personalizadas para clientes OEM. Fundada en 1942, Trafag tiene su sede central en Suiza y tiene una amplia red de distribución y servicio técnico en más de 40 países de todo el mundo.

1.- Trafag fue fundada hace más de 75 años en Suiza, ahora desde su sede de Bizkaia forman parte de un gran conglomerado. Por resumir, ¿qué ofrece en la actualidad Trafag a sus clientes?

trafagTrafag es una empresa suiza que fabrica en Suiza, por lo que nuestra primera seña de identidad siempre es la calidad de nuestros equipos.

Trafag es una empresa familiar, y los propietarios siempre han apostado por el valor añadido de la marca “made in Europe”. Se ha evitado la deslocalización, y se ha usado la producción local como forma de diferenciarnos de nuestra competencia, que son compañías más grandes y con fábricas en Asia.

Pero esto no es solo una cuestión de “filosofía”. La fabricación local permite tener un mayor control de los procesos de producción y de la fabricación, desde los proveedores hasta el último detalle. Todos nuestros fabricados salen probados de fábrica, lo que nos permite reducir las incidencias por calidad a la mínima expresión.

2.- Una de las señas de identidad de la empresa siempre ha sido la atención personalizada….

Como decía antes, nuestra competencia son compañías muy grandes, con una variedad de productos muy amplia, por eso Trafag ha apostado siempre por una atención más cercana al cliente.

Tenemos un catálogo muy focalizado en un tipo de productos, y nuestra especialidad es adecuarnos a lo que nos piden los clientes. Darles eso que necesitan y nuestros competidores no les pueden ofrecer.

De hecho, nuestros clientes pueden ser desde grandes corporaciones como ABB o Siemens a pequeños fabricantes que necesitan un producto de calidad.

Para Trafag no hay cliente demasiado pequeño ni demasiado grande. Nos adaptamos a las necesidades de cada uno de ellos, gracias a nuestra ingeniería modular y la integración vertical de todo el sistema productivo.

3.- ¿Qué papel juegan la calidad y la precisión en sus productos?

Evidentemente, el hecho de fabricar en Suiza nos obliga a tener unos estándares de calidad internos a la altura.

Trafag presume de fabricar sensores extremadamente robustos y con una excelente estabilidad a largo plazo, lo que nos permite estar en aplicaciones que precisan elevadas precisiones, como los bancos de ensayo, o equipos que resisten temperaturas de hasta -60ºC.

Por supuesto, sin olvidar otros de nuestros mercados principales, como el naval o el ferrocarril, donde los requerimientos vienen ya marcados por las normativas internacionales, y para los que tenemos una amplia gama de productos homologados, y muchísimos años de experiencia.

4.- Hace un tiempo se ubicaron en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia. ¿Qué les aporta esta ubicación tanto a nivel personal como profesional?

Desde el principio hubo una apuesta por ubicarnos en el Parque Tecnológico, pues para una empresa pequeña como la nuestra, nos permite contar con unos servicios excepcionales, como salas de reuniones, servicios de catering, un auditorio espectacular, hoteles y restaurantes a pocos metros…

Esto nos lo han reseñado también nuestros compañeros de la central en Suiza, que siempre que han venido han quedado impresionados por las instalaciones del Parque.

Además, estamos cerca de algunas de las principales empresas de Euskadi, por lo que el contacto con nuestros potenciales clientes es mucho más sencillo.

Por otro lado, en el plano personal siempre es mucho más agradable venir a trabajar a un entorno como el que ofrece el Parque, rodeado de vegetación y con calles amplias… y en mi caso a pocos minutos de casa. Un privilegio que no se paga con dinero.