Compartir:

BCBL y Mugaritz colaboran en un estudio científico para examinar las bases de la creatividad

El centro de investigación en neurociencia cognitiva BCBL observará si el cerebro de los cocineros sufre algún cambio durante el periodo de creatividad de Mugaritz y qué regiones cerebrales se activan cuando se improvisan distintas soluciones culinarias

El estudio busca avanzar en el conocimiento del proceso creativo desde la neurociencia cognitiva, ya que es un fenómeno poco estudiado desde este ámbito

BCBL Mugatitz¿Cuál es la receta de la creatividad? ¿Cómo surgen las ideas más brillantes en el cerebro de un cocinero? Con el objetivo de responder a estos interrogantes, Mugaritz y el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) han iniciado un trabajo conjunto para investigar los misterios de la creatividad en el cerebro de los cocineros y entender mejor los procesos en los que se sustenta.

El de la creatividad es un ámbito poco estudiado en neurociencia cognitiva y tanto el centro de investigación donostiarra como Andoni Luis Aduriz y su equipo de I+D han decidido poner en marcha este estudio científico para conocer mejor cómo funciona este fenómeno.

En este sentido, se observará a través de dos estudios distintos si el cerebro de los cocineros que están iniciando su carrera profesional sufre algún cambio tras realizar un periodo intensivo de tres meses de creatividad y se mapearán las regiones cerebrales de más de 20 cocineros experimentados, entre ellos de Mugaritz, que se activan mientras improvisan soluciones creativas. Además, un tercer tipo de experimento indagará en la percepción del valor estético de la cocina de vanguardia en comparación con la tradicional, tanto en profesionales de la gastronomía como en amateurs.

Cada año, Mugaritz cierra sus puertas durante tres meses para dedicarse a la creatividad. Durante este periodo, los cocineros se dedican a crear conceptos novedosos para generar una experiencia multisensorial, basada en combinaciones inusuales de ingredientes, presentaciones llamativas y técnicas vanguardistas. Los mejores platos surgidos en ese proceso se incorporan a la carta de la temporada siguiente.

En esta ocasión, el BCBL someterá a los cocineros a una resonancia magnética  para determinar si este periodo intensivo de creatividad produce cambios funcionales y estructurales en sus cerebros. Ya se ha examinado a un grupo inicial de participantes para observar cómo son sus cerebros antes de que comience el taller, y se volverá a hacer lo mismo una vez haya finalizado.

Además, se mapeará qué áreas de sus cerebros se activan y cómo se relacionan entre sí las diferentes redes neuronales cuando los cocineros están ideando combinaciones de alimentos y soluciones que implican procesos creativos. Durante la resonancia, se les mencionará una serie de ingredientes y técnicas, como por ejemplo diferentes tipos de algas y de cocción, y se les pedirá que desarrollen soluciones creativas de cocina.

Un ámbito poco estudiado

La ciencia acumula poco conocimiento sobre las regiones cerebrales implicadas en la creatividad, y es relativamente inconsistente en cuanto a cómo se relacionan entre sí las redes neuronales en procesos creativos.

En general, se considera que la corteza prefrontal está asociada con la planificación y el control de la conducta, mientras que el sistema límbico está implicado en procesos de carácter afectivo. Por eso se cree que la creatividad, en parte, puede surgir cuando se inhibe la primera y se estimula la segunda. No obstante, otros factores como el conocimiento específico en un dominio particular pueden jugar un papel determinante en la capacidad de creación porque permite realizar combinaciones novedosas entre elementos conocidos.

“Este proyecto es altamente novedoso en el campo de la neurociencia cognitiva, no solo por la población diana del estudio sino porque hasta el momento sabemos muy poco sobre los procesos cerebrales en los que sustenta la creatividad, por eso esperamos que el estudio constituya una referencia”, explica el director científico del BCBL Manuel Carreiras.

“Entre el periodo que dedicamos íntegramente a las nuevas creaciones y el trabajo que el equipo de I+D realiza a lo largo de todo el año, destinamos 12.000 horas anuales a la creatividad”, subraya Andoni Luis Aduriz. Mugaritz colabora desde sus inicios con organizaciones científicas para avanzar en la creación de nuevas técnicas y conceptos. Asimismo, trabaja conjuntamente con neurocientíficos para entender los principios que gobiernan la percepción y la relación entre sentidos. Sin embargo, esta es la primera vez que Andoni Luis Aduriz y el equipo de Mugaritz son el objeto de estudio.